Buscar

Artesanía mexicana, un ingrediente de la experiencia turística

Ciudad de México, a 6 de abril de 2017.   Versión estenográfica de la ponencia Artesanía mexicana, un ingrediente de la experiencia turística, realizada en el marco de KULTUR 2017, realizada en las instalaciones del Centro de Convenciones de Toluca de Lerdo, Estado de México, el día de hoy.   Fernando Martí Brito: Buenos días, bienvenidos a la primera sesión de este día, que está dedicada a las artesanías.   México es un país especialmente rico en artesanías, hay 17 ramas según la clasificación que se puede hacer de las diferentes artesanías, orfebrería, cerámica, textiles, hay 17; por cierto, el Estado de México produce 16 de esas 17, es decir, casi todas las artesanías, las clases de artesanías que se producen en el país están en el Estado de México, la única que les falta es el tratamiento del colar, porque no han querido traer colares aquí al Lago de Texcoco.   Bien, quiero presentarles y les pido que reciban con un aplauso a la licenciada Claudia Walls, ella es Directora Comercial de Artesanías del Fondo Nacional de Fomento a las Artesanías, FONAR, que quien nos va a dar esta plática.   Claudia, bienvenida.   Claudia Walls: Gracias.   Muy buenos días, señora Secretaría Betina Benítez; Secretario Ancona. Buenos días a todos, Fernando, muchas gracias por la invitación, muy buenos días a todos, es un gran honor estar aquí con ustedes, entre amigos y caras conocidas.   Yo vengo a platicar con ustedes, espero que de manera breve, porque creo que mi presentación es un poco larga, así que por favor, me avisan si me estoy pasando de tiempo, sobre la relación que nosotros encontramos, la afortunada relación que nosotros como FONART encontramos entre el sector turístico y el sector artesanal.   México, como bien lo acaba de decir Fernando, es uno de los países que tiene una cultura de la artesanía y una producción artesanal intensa, pujante, y por supuesto, históricamente reconocida; la producción artesanal en México es una actividad que se desarrolla desde épocas quizá prehispánicas, y en muchos de los casos, la producción actual reconoce aún los procedimientos, las técnicas y las materias primas con que en aquella época se hacían las piezas.   Tengo una presentación, Yola. Ahí está.   Entonces, si seguimos adelante con esto, de acuerdo con la UNESCO, la artesanía es una expresión artística cuyos cimientos descansan en las tradiciones de una comunidad; se basa en la transmisión de algún conocimiento a través de las generaciones, la mayoría de las ocasiones de manera verbal, por lo que se considera como patrimonio inmaterial.   Es importante saber que la UNESCO tiene clasificado todo el acervo, el patrimonio cultural inmaterial del mundo, está clasificado en patrimonio material y patrimonio inmaterial. La arrestaría, por tratarse de trasmisión de conocimientos por transmisión verbal, está clasificada por la UNESCO dentro del patrimonio inmaterial.   La definición actual en el simposio de la UNESCO, en Manila, en 1997, dice que los productos artesanales son los que hacen los artesanos, ya sea totalmente a mano o con ayuda de herramientas, manuales, e incluso por medios mecánicos, siempre que la contribución manual sea la que predomine, y que dé como terminado un producto que reconozca esta importancia del uso de las manos.   Esto es importante, en el caso de FONART, por ejemplo, es muy importante, porque hoy en día y dado los productos que se pueden conseguir en el mercado, se han desarrollado muchos artículos que reconocemos como manualidades, que incluyen objetos o materia prima para su elaboración que ha sido producida de manera industrializada; para FONART en este caso, y para las casas e institutos de artesanías del país, esta característica hace que no sean consideradas como artesanías, las artesanías tienen que esta producidas de manera tradicional con materiales que se obtengan de la naturaleza o que provengan de un proceso industrial pero que su manufactura y elaboración sea de tipo manual.   Entonces, siguiendo esta premisa, para los mexicanos es un motivo de orgullo poder compartir una de las importantes expresiones de su cultura, el Arte Popular y las Artesanías, que son piezas únicas y que se elaboran con una gran calidad.   El 19 de marzo -lo menciono para aquellos que no lo sepan- se conmemora en México el Día del Artesano; esta fecha está relacionada con el Festejo de San José, porque se sabe que El Señor San José era carpintero y entonces, es uno de los oficios más antiguos de la Humanidad, reconocido como una artesanía.   Las artesanías con importantes porque nos dan identidad y nos recuerdan que México es un país formado por la riqueza de su diversidad cultural.   En muchos casos la elaboración de las artesanías inicia con la obtención y preparación de la materia prima a partir de plantas y tierras, la manufactura de los tintes e incluso la fabricación de herramientas; por lo general son familias enteras, desde los niños hasta los abuelos, los que se han dedicado por generaciones a la elaboración de artesanías.   En esto radica también su valor ya que representan la posibilidad de sustento de estas familias por lo que apoyar su producción, promover y difundir su adquisición y uso permite la permanencia de los pueblos originarios, de las tradiciones y la cultura de un país que es parte fundamental del Patrimonio Cultural de la Humanidad.   Las artesanías expresan ideas, conocimientos y el sentir de las personas que las crean; en cada una de estas piezas está plasmado su esmero, cuidado y dedicación, su experta destreza y habilidad, una gran imaginación y creatividad.   Para su mejor comprensión y conocimiento, como bien señalaba Fernando hace un momento, la artesanía se ha clasificado en ramas artesanales, de acuerdo con un conjunto de características compartidas.   Los criterios para hacer dichas agrupaciones pueden estar basados en el tipo de materia prima principal que se ocupa para su elaboración o bien por una serie de técnicas o características culturales que se les asemejan.   Nosotros, en FONART, hemos clasificado las artesanías en 18 ramas artesanales de las cuales el Estado de México elabora y produce 16.   En México la alfarería, los textiles y las fibras vegetales son las ramas artesanales que mayor presencia tienen en todo el país, al tiempo que van acompañadas de procesos de larga duración, muchos de los cuales comenzaron desde la época prehispánica y continúan fuertemente vinculados a las tradiciones indígenas.  Algunos se modifican durante La Colonia y continúan adaptándose a las necesidades contemporáneas.   Ramas como la laca y el maque, la metalizaría, el arte plumario, la lapidaria y la cantería, así como la talla con maderas, también cuentan con una larga tradición, aunque actualmente su elaboración se restringe a localidades específicas.   Existen otras ramas como el vidrio soplado, la talabartería y la peletería, la acerería, que tuvieron su origen durante La Colonia y son producto del sincretismo cultural, mientras que otras ramas artesanales tienen otra profunda particularidad cultural como el arte huichol y muchas manifestaciones de la pintura popular.   Por su parte, la cartonería y el juguete popular son ramas que continuamente se adaptan y transforman para mantener su vigencia.   Hubo en el 2012, por parte de la institución que entonces era el CONACULTA y hoy es la Secretaría de Cultura, una Encuesta Nacional de Consumo Cultural en México.    Esta Encuesta arrojó que el número de personas de entre 12 y más años de edad elaboraban alguna artesanía; es decir, 12 millones 50 mil personas, que corresponden al 10.3 por ciento de la población total del país.   Para actualizar los números de las personas que se dedican al quehacer artesanal, se hizo posteriormente una proyección, tomando como referencia los incrementales anuales por edad y género de la CONAPO y proyectados hasta este año de 2017, llegando con las cifras que se muestran en el siguiente cuadro.   Como pueden ver, del año 2012 al 2017 hay un incremento en la población del 2012 al ´17, por supuesto, hay un incremento en la población en los diferentes indicadores que aquí se marcan y entonces podemos ver que al final de esta numeraria aquí hay un número cerrado de 12 millones 896 mil 833 personas que son el estimado de artesanos que habitan en este país.   La artesanía y los juguetes tradicionales, esta clasificación de artesanías y juguetes tradicionales es un título que le pusieron en la encuesta para referirse a la artesanía en general.   Es la actividad productiva, o sea, las artesanías, la producción de artesanías, es la actividad productiva de mayor tamaño en el sector cultural, comprende actividades como cerámica, textiles, alfarería, cestería, madera, metalistería, lapidaria, cantería, vidrio, cerería, cartón y papel y peletería, así como dulces tradicionales y generó 91 mil 612 millones de pesos del Producto Interno Bruto, esto es más que lo que generaron en su conjunto las artes escénicas, espectáculos, artes plásticas y la industria editorial. Estos son datos que generó la encuesta en el 2012.   En este mismo año, la encuesta reportó que se generaron 313 mil 349 puestos de trabajo ocupados remunerados; esto es, jornadas de trabajo de ocho horas diarias, lo que no es comparable al número de personas que se ocuparon;  esto es, tres de cada diez puestos ocupados en el sector cultural corresponden a las artesanías.   En cuanto al gasto de cada 100 pesos que gastan los hogares en bienes y servicios culturales, 44 son destinados a la adquisición de artesanías, es decir, casi el 50 por ciento.   Este gasto es 13 veces mayor al que realizan los visitantes extranjeros por el mismo concepto.   Por su parte, el gobierno en su conjunto contribuye con el 14 por ciento del gasto total por concepto de adquisición de artesanías.   Ahora bien, por otro lado, y en relación con el turismo, con la información facilitada por la Organización Mundial del Turismo, un billón de personas viajaron durante el 2016 y se proyecta que para el 2030 lo harán 1.8 billones de personas, o sea, que todo mundo se estará moviendo por todos lados.   El 7 por ciento de las exportaciones mundiales se deben al turismo y el 1, 1 de cada 11 empleos en el mundo se genera por el sector turístico. El 10 por ciento del Producto Interno Mundial corresponde a este pujante sector que contribuye al crecimiento global, a la inclusión social y a la producción de las fortalezas culturales y naturales.   En ese sentido, el turismo no sólo ha sido un motivo de recuperación económica de muchos países, sino que ha contribuido de manera vital en la creación de empleos, consideraciones ambientales y de protección, alivio de los índices de pobreza y el entendimiento y apreciación de las diferencias culturales entre los países.   México, por su riqueza cultural, es uno de los países con mayor oferta de turismo cultural, entre sus fortalezas está la gastronomía, la arquitectura, su patrimonio histórico arqueológico, sus tradiciones y artesanías.   Estos elementos son importantes factores de identidad, y son un atributo diferenciador que debe ser utilizado para promover los destinos del país, lo que a su vez obliga a la competitividad, a la generación de empleos, a la promoción de equidad, de inclusión, de respeto y tolerancia, y por supuesto, de la paz.   La Secretaría de Turismo Federal, define al turismo cultural como aquel viaje turístico motivado por conocer, comprender y disfrutar el conjunto de rasgos y elementos distintivos, espirituales y materiales, intelectuales y afectivos, que caracterizan a una sociedad, a un grupo social de un destino específico.   Como podemos ver, con esta definición, el turismo cultural está plenamente identificado con aquellos elementos del ser humano que tienen más que ver con las emociones y las experiencias que dejan un recuerdo significativo.   Bajo este panorama, la vocación artesanal representa una apuesta productiva alternativa de promoción turística del país; las múltiples ofertas artesanales que las regiones, municipios y comunidades generan en un contexto pluricultural como el nuestro, generan una gran diversidad de productos diferenciados, con grandes oportunidades de evocar experiencias únicas.   La artesanía y el lugar que se visita, se relacionan intrínsecamente en la memoria del turista, recordándole las personas, vivencias e idiosincrasia con las que tuvieron contacto.   La sinergia entre el sector turístico y artesanal, es un factor importante de desarrollo que impulsa las economías locales, promueven la equidad, y la inclusión, genera empleo, y además contribuye a difundir la historia, valores patrimoniales, conocimiento y la cultura del país para el turista nacional e internacional. Contribuyendo así a la promoción de una imagen positiva, interesante y diferenciada del país.   Las artesanías son un atractivo cultural que se consolida como un elemento vital de la oferta turística, siendo un distintivo del lugar que se produce, pudiendo desarrollarse como un destino turístico.   Es la cultura local la que condiciona la experiencia de viaje del turista y es la que garantiza que esta sea única, innovadora y diferente. Es decir, todo viaje, toda experiencia que adquiere una persona al moverse de su lugar de origen y pernocta uno o dos días en cualquier otro sitio, lo que le permite a esta persona a tener esta experiencia y motivarlo a regresar, o a trasminar el conocimiento que obtuvo de ese viaje, son los elementos culturales que acompañan esa estadía en cualquier lugar, ya sea lo que comió, lo que vio en la calle, lo que se encontró en algún lado y le interesó comprar, y lo que esta actividad impronta en su ser y que es capaz de transmitir a otros.   La artesanía se constituye en un objeto simbólico o emblemático, dejando una huella cultural que motiva al turista a revivir y recordar sus vivencias de viaje, fomenta su deseo de volver, convirtiéndose en un difusor de la imagen e identidad cultura de una nación, una región o un pueblo ante el mundo.   A través de ella se cuenta una historia, se manifiesta la identidad, evolución y creencias de un pueblo, que ofrece a extranjeros y nacionales.   Desde la perspectiva cultural, las artesanías se reconocen como la expresión de oficios artesanales que se deben rescatar, conservar y preservar; desde lo económico, la promoción de las artesanías responde a la necesidad de revalorizar el trabajo manual y los oficios, de manera que se traduzca en mayores ingresos para las familias involucradas, y por ende mejorar su calidad de vida.   Lo anterior implica promover la inserción del trabajo artesanal en el comercio formal, mejorar las condiciones de los espacios de trabajo como los talleres; facilitar la adquisición de materia prima de calidad, ofrecer capacitación constante para que los artesanos adquieran y refuercen las destrezas necesarias que exige el mundo actual, facilitar la circulación de las artesanías en los distintos mercados del país e internacionales de tal manera que se evidencia su valor de cambio mediante el mejoramiento de calidad e innovación para obtener un mayor valor.   En este orden de ideas, el Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías apoya desde hace 43 años el quehacer artesanal a través de ocho programas o vertientes, como les llamamos en el FONART.   De esta manera se garantiza la producción artesanal en todo el país, contribuyendo a través de proyectos estratégicos a la movilidad social de este sector de la población a la mejora de su calidad de vida.   Es decir, en FONART hay ocho programas que están destinados a apoyar a los artesanos de todo el país para que sigan produciendo artesanías de manera tradicional y esto permita ayudarles a su comercialización para que a su vez se haga un círculo virtual que permita a esta producción ser constante y la comercialización de artesanías, lo cual lleva consigo una mejora del artesano en su calidad  de vida así como la inserción del artesano en los mercados actuales y las formas de comercialización haciéndolos con ello partícipes del mercado formal.   FONART, en colaboración con SECTUR, ha desarrollado el Programa de Corredores o Rutas Turísticas en los Pueblos Mágicos, que tiene como objetivo la identificación de una Ruta con el propósito de conocer y visitar los espacios dedicados a la producción y comercialización de las artesanías que se considera como parte de la identidad o como una actividad económica importante de ese Pueblos Mágico que puede concentrarse en el mismo o sus alrededores a no más de 15 kilómetros a la redonda.   Un Corredor Artesanal está integrado por talleres artesanales, tiendas o espacios para la comercialización, espacio para experiencia vivencial para que al turista se le permita elaborar su propia artesanía y centros de interpretación.   La actividad artesanal de un Pueblo Mágico se beneficia a través de los Corredores Artesanales porque se mejora la presentación de los talleres y comercios artesanales, se mejora la promoción y comercialización del producto, se apoya la producción artesanal, se capacita al artesano para la atención y el trato con el turista.   La actividad turística se impacta positivamente al contribuir con el desarrollo de un producto turístico, ofrece nuevas experiencias, apoya al desarrollo de la comunidad y a la comunidad originaria receptora del turismo y permite cuantificar la afluencia turística.   Los Corredores Turísticos cuentan además con el Distintivo H que garantiza que el producto conserva la tradición, que su manufactura es de calidad, que puede ser un producto innovador, que está elaborado con materia prima de calidad y que es un proceso de transmisión y difusión del conocimiento.   Institucionalmente hablando, esta sinergia que se estableció con la SECTUR obliga a las distintas instituciones que participamos en el Proyecto a ciertos compromisos.   De parte de FONART, apoya la comercialización, es el apoyo a la producción, la concertación con los artesanos, la promoción y difusión de técnicas de contenidos del Corredor.    De parte de SECTUR, su compromiso es la señalización y señalética del lugar, la promoción, definición del contenido del Corredor, mejora urbana de la Ruta y otorgamiento de los Distintivos como el H, del que acabo de hablar.   Y de parte del Municipio, donde se encuentra el Pueblo Mágico, está el otorgar la folletería que da información sobre esto y el apoyo con la concertación de los artesanos, pues, se trata de una negociación que implica muchos acuerdos para poder llegar a poder implantar, a poder desarrollar y hacer que la ruta funcione. Las tres partes involucradas en este proyecto definen de manera conjunta la ruta en sí misma.   En el año 2015 se inició una prueba piloto, de la cual 20 talleres obtuvieron el distintivo moderniza, integrados por 120 artesanos. El monto de inversión fue de 1 millón 127 mil pesos.   En el 2016 se atendieron 152 talleres integrados por 986 artesanos, pendiente aún la entrega del distintivo. El monto de inversión fue de 8 millones 691 mil pesos.   La proyección para el 2017 se pretende atender 239 talleres con mil 653 artesanos, reflejando un monto de inversión de 15 millones.   Estos son algunas de las rutas que ya existen en operación, el de Metepec, aquí en el Estado de México que trabaja la alfarería, en Coetzala, en el Progreso, en Puebla, que trabaja textil y telar de cintura y fibras vegetales, en Tapijulapa, en Michoacán, el vidrio soplado, en Calvillo, Aguascalientes, el textil deshilado, en Tapijulapa, Tabasco, las fibras vegetales y en Jerez de Galicia Salinas, en Zacatecas, la joyería y el textil.   Y para finalizar lo único que me queda por decir: es que la alianza entre el sector artesanal y el turístico es estratégica.   El turismo deberá reconocer en las artesanías un factor de promoción sustentado en la identidad cultural del patrimonio y material que promueve y el sector artesanal debe aprovechar y capitalizar las ventajas que representa la afluencia turística para su desarrollo y sustentabilidad.   Muchísimas gracias.   ¿Alguna pregunta que pueda yo contestar?   Pregunta: Gracias. Buenos días.  De Traveltimes.mx, Haydee Turrubiates.   Yo tengo una pregunta: ¿existe alguna certificación para artesanos o artesanías para evitar el plagio en diseños y estilos?   Esto conlleva por lo de la piratería China y todo esto.   Claudia Walls: Sí, lo entiendo perfecto. No existe.   No existe y es un tema complicado, se ha trabajado en la denominación de origen en algunos casos, por ejemplo, la laca y el maque de Olinalá tiene denominación de origen, pero es complicado porque el registro de un diseño en el momento que alguien le hace un pequeño cambio y demuestra que ese pequeño cambio lo hace distinto del original ya se puede hacer y hay esa como diferencia, si el original es un diseño determinado y alguien le hace alguna modificación y registra eso con la modificación, ese ya es otro diseño. Entonces, es muy complicado.   Además las leyes internacionales y nacionales protegen a nivel nacional y la inversión que hay que hacer para la protección mundial es muy alta, y ni las instituciones, ni los artesanos contamos con los suficientes recursos para hacer ese tipo de inversiones.   Yo creo que es una beta de oportunidad de trabajo tanto gubernamental, como particular para trabajar mejor en la protección de los diseños de las piezas.   Intervención: Y por la calidad también de las artesanías.     Claudia Walls: y por la calidad.   Lo que nosotros hacemos es que, por eso es tan importante que las artesanías se produzcan de manera tradicional, porque lo que se hace de esa manera no se hace en ninguna otra parte del mundo.   Entonces, las materias primas con las que se elaboran y cómo se elaboran, los procesos de elaboración, sólo son de nosotros, sólo se hacen en México; por más que se copien en otras partes del mundo, las harán forzosamente con otras materias primas y con otras técnicas de producción. entonces, es muy importante conservar eso, conservar la factura tradicional, aunque el diseño sea innovador, pero cómo está hecho es lo que es importante preservar y conservar.   Pregunta: Buenos día, Avelino, de la Página de Turismo, edición del Sol de México.   Dos preguntas, la primera es cómo se van a integrar en la promoción, si hay alguna acción específica para integrar a las artesanías en la promoción tanto federal como de los estados; y segundo, de estos 91 mil millones de pesos que generan las artesanías, si se tiene algún estimado de cuánto sería lo que gastan los extranjeros con relación a los mexicanos.   Claudia Walls: La promoción artesanal se hace de manera muy puntual y con mucho esfuerzo y mucha pujanza en cada uno de los estados, o sea, FONART tiene campaña permanente de promoción artesanal que incluye a todo el país, porque nuestra responsabilidad es federal, y cada uno de los estados tiene su propio programa de difusión y promoción.   Hay sinergias con el sector turístico para promover no sólo la artesanía, sino los destinos turísticos que tienen artesanías en sí mismos. La artesanía se ha venido utilizando desde principios de esta administración como un distintivo del lugar donde se produce.   Y respecto a los 91 millones que genera la venta artesanal en el sector de cultura, que es lo que arrojó la encuesta, no hay aún una división entre el gasto del extranjero y el nacional; lo que sí le puedo decir desde una experiencia personal en FONART, es que a groso modo, el gasto del turismo nacional es como 80 por ciento, 85 por ciento en artesanías, contra el 15 por ciento del visitante internacional, en la Ciudad de México.   Seguramente en los destinos turísticos de playa es más alto, es diferente, porque hay mucho más turismo internacional en los destinos de playa que en cualquier otro, sino que me corrijan aquí los señores Secretarios, por favor; hay más afluencia turística en los destinos de playa que en las ciudades y la Ciudad de México, entonces seguramente el gasto para compra de artesanía en los destinos turísticos de playa o arqueológicos, por ejemplo, es mucho mayor que el nacional, pero aquí en la Ciudad de México es mucho más alto el nacional.   Pregunta: Buenos días, Miguel Sánchez, de La Fórmula Quintana Roo y el Peninsular.   Mi pregunta va un poco relacionada con lo mismo, comentaba de los destinos de playa, los artesanos de Quintana Roo o de Cancún, o del Caribe Mexicano, están siendo afectados seriamente por los productos chinos, los extranjeros prefieren llegar y comprar cuatro llaveros por 100 pesos, que llevarse una artesanía mexicana.   Yo sé que ustedes se dedican a la promoción, no sé si tengan algún termómetro de cómo ha afectado precisamente los productos chinos, la alpaca china que también es mucho más barata y de menor calidad que la de aquí de México.   ¿Tienen algún termómetro de esta situación, de la afectación, de caídas en ventas, etcétera?   Claudia Walls: Estadísticamente, con dato duro, yo no cuento con esa información.   Lo que sí le puedo decir es que estamos muy conscientes de esta gran problemática y no es algo sencillo, el problema se tiene que resolver desde muchas perspectivas: Desde el cuidado arancelario para la importación y los permisos para que se exporten y se lleven a México estos productos, de la “piratería”, etcétera.   Pero también hay un tema de tipo didáctico, que tiene que ver con la educación; es decir, enseñar al público a valorar la calidad de los productos que compra.   Para FONART el souvenir -el llaverito que tiene el nombre del lugar- definitivamente es una manualidad, no es una artesanía, no está hecho con productos típicos, ni tradicionales, ni con procesos tradicionales.   Cuando una persona adquiere estos productos, no se está llevando una artesanía y está en el trabajo de cada una de las Entidades Federativas y de FONART, como entidad federal, el implementar estrategias para que el público en general -no solo el turista internacional- reconozca y valore la artesanía como tal.   Por supuesto que son más caras, indiscutiblemente, pero lo valen; ess es lo que tenemos que enseñar, de lo que el público debe estar consciente porque no es lo mismo comprar un chal que tejieron en una fábrica en miles y miles de máquinas que un rebozo de telar de cintura, donde una mujer se pasa 16 horas con el telar en la cintura amarrada a un árbol, tejiendo y tejiendo. No se puede comparar el valor de la pieza.   Pregunta: Soy Patricia Bermejo, del Periódico Turista AMPA.   Mi pregunta va relacionada a saber qué acciones de promoción hace FONART en foros internacionales en el extranjero para promover la artesanía mexicana; cómo se da a conocer allá el trabajo de los artesanos y qué resultado han tenido y exactamente cuáles serían las artesanías que se promueven allá.   Hablo no solamente de que el turista que viene aquí lo promueve y por supuesto, lo promueven ustedes, sino lo que se hace en el extranjero para dar esto a conocer.   Claudia Walls: Tenemos una estrecha colaboración con la Secretaría de Relaciones Exteriores y obviamente con los Consulados y Embajadas de todo el mundo.   Hemos hecho una labor importante de promoción: Por ejemplo, el año pasado firmamos un convenio de colaboración con la Secretaría de Relaciones Exteriores y está viajando por Europa una Exposición denominada La Pasión del Arte Popular, que ha estado expuesta en las sedes que la propia Cancillería consigue a través de sus Embajadas en Europa.   Esto permite allá una difusión y promoción de la artesanía a través de dicha Exposición que se ha montado en lugares importantes; por ejemplo, México fue invitado a la Semana de las Artesanías en Cataluña el año pasado y ahí fue la primera sede de esta Exposición. Además, hicimos una exposición venta de artesanía en el municipio de Cataluña, en Barcelona, específicamente el año pasado.   También participamos en una de las ferias más importantes de artesanía que se hace en Europa, el Artigiano in Feria, en Milán, que es una de las ferias más importantes de artesanía en el mundo, hay muchas, pero ésta es una de las más importantes y estuvimos ahí presentes con dos artesanos precisamente uno de Metepec, que llevaron árboles de la vida, que es un ícono artesanal del Estado de México.   Tenemos una constante comunicación con la Secretaría de Relaciones Exteriores, les facilitamos folletería, catálogos, que se distribuyen entre las embajadas y los consulados y constantemente nos están solicitando presencia física de piezas y artesanos en diferentes foros que las propias embajadas y consulados organizan.   Y los resultados son buenos, siempre hay alguien que se ve beneficiado, algún artesano que se ve beneficiado.   Y, por ejemplo, estuvimos ahora en el Tianguis Turístico, en donde, bueno, sí la afluencia de nacionales es muy importante, pero también la afluencia de extranjeros que vienen a comprar propuestas turísticas y estuvimos presente y llevamos a un artesano de cada estado, estuvieron representado todo el país con 32 artesanos y tuvimos un stand promocional FONART, mismo donde consolidamos ocho negocios importantes para el sector hotelero y los artesanos de manera personal hicieron sinergia y cuatro de ellos hicieron venta al mayoreo, que están por entregar.   Entonces, tenemos también esta sinergia con SECTUR, en el que estamos participando constantemente en las ruedas de negocios del sector hotelero y restaurantero, porque creemos que la artesanía puede difundirse y promoverse a través de este importante sector; es decir, si un hotel puede poner mantelería de Oaxaca, por ejemplo, claro tiene que ver con el estilo del restaurante y demás, o puede utilizar vidrio soplado para su cristalería, pues, es una manera de promocionar la artesanía e invitar al público a que se interese por lo que está utilizando a la hora de pasar un rato en el restaurante, por ejemplo, o el hotel decorarlo con artesanía, utilizar algunas piezas para las habitaciones.   Hemos trabajado desde el año pasado con estas estrategias de promoción.   Moderadora: Gracias. Tenemos tiempo para dos preguntas más, las vamos a hacer juntas y ya después las vamos a responder.   Gracias.   Pregunta: (Inaudible por no utilizar micrófono)   Claudia Walls: Me va a dar mucho gusto contradecirlo, porque al artesano no le llega el 10 por ciento, no sé de dónde tiene usted esa información, pero le voy a explicar cómo trabajamos.   Una de las vertientes que tiene FONART es la de acopios, esto quiere decir que es un programa que invierte cerca de 20 millones de pesos al año para adquirir artesanías en todo el país, en mi área hay un equipo que viaja todo el año por todo el país adquiriendo artesanías, son las artesanías que se comercializan en las tiendas. Estas artesanías en colaboración con las casas de institutos de cada uno de los estados se hace un estudio de qué artesanos deben de ser apoyados para cada adquisición de artesanías, hay estados que visitamos hasta cuatro o cinco veces al año, hay estados que visitamos menos porque su producción artesanal es menor.   La producción artesanal está directamente relacionada con el clima y con los ciclos de agricultura, es un tema que es inseparable; le voy a explicar un poquito.   Cuando empiezan las siembras, sobre todo los varones, se dedican a labrar, sembrar; mientras que la cosecha se da, el artesano varón se dedica a la producción artesanal o a su comercialización; las mujeres, siempre se dedican todo el año a la producción. cuando se llega el tiempo de cosecha, el varón va a la cosecha, la mujer sigue atendiendo sus labores normales más la producción artesanal.   Una vez que se da la cosecha, se levanta no sólo lo que se vende como alimento, sino también aquellas fibras vegetales que se utilizan para hacer artesanía, por ejemplo, la hoja de maíz, el tecomochtle. Entonces, estas hojas se usan para hacer artesanías, por ejemplo, o las palmas, hay muchas fibras vegetales.   Cuando nosotros vamos a las comunidades, al acopio, lo que el artesano está ofreciendo a la venta, sin un peso de regateo, porque estamos totalmente en contra del regateo, adquirimos lo que el artesano ha producido, si produjo 100 canastas, las 100 canastas, si produjo dos, las dos, si produjo mil, las mil, y le pagamos en ese instante en efectivo, porque en muchas comunidades no hay bancos.   Entonces, la mercancía llega a FONART y sí hay un margen de incremento, porque nosotros tenemos que pagar…   Pregunta: Por eso, en cuánto se lo compran y en cuánto lo venden, esa es la pregunta.   Claudia Walls: Al artesano se le compra al precio que el artesano está pidiendo, bueno, no lo sé, señor, puede haber una canasta que el artesano… me permite que le conteste.   Pregunta: Qué porcentaje le regresan al artesano.   Claudia Walls: No, no se le regresa; señor, le puedo contestar.   Al artesano no es que se le regrese, al artesano en ese momento se le compra su pieza.   Si el artesano decide vender un alebrije de Tecajete de Oaxaca en 800 pesos, se le pagan los 800 pesos que el artesano está pidiendo por su pieza.   Pregunta: ¿En cuánto la vende FONART?   Claudia Walls: Pues a lo mejor en dos mil pesos, no sé, es que no tengo el…   Pregunta: Ya me contestó, muy amable.   Claudia Walls: Lo que quiero decirle es que no hay un afán de lucro, no hay un afán de lucro, de parte de FONART no lo hay, y eso sí quiero que quede muy claro, no lo hay; y creo que es un mito pensar que sí lo hay, y es un grave error pensarlo así.   Espero haber podido contestar su pregunta.   Moderadora: La última pregunta.   Pregunta: Buenos días, Margelin Reyes del Periódico Publimetro de República Dominicana.   Mi pregunta va dirigida sobre todo en la línea que plantea el señor. Primero, cuántos son los ingresos que percibe el estado por concepto de artesanía; y segundo, cuál es la calidad de vida de los artesanos mexicanos.   Estamos hablando en el ejemplo que ustedes ponen, de una pieza que se compra en 800 y se vende en dos mil, entonces, ustedes que están con los artesanos, qué nivel de vida, qué calidad tienen ellos, que son los artistas de este país.   Claudia Walls: La calidad de vida de un artesano fluctúa en un abanico muy amplio, nosotros trabajamos con los artesanos que están por debajo de las líneas de bienestar, esa es nuestra misión; FONART tiene enfocados sus programas para trabajar con los artesanos que están por debajo de la línea de bienestar, coadyuvando con ello a que con estos programas se pueda mejorar su calidad de vida.   Hay artesanos que tienen hijos que estudian en Bélgica, a ellos FONART no les da apoyo porque no lo necesitan ya pues son empresarios; pero hay artesanos que no tienen piso en sus talleres. Esos son los artesanos que nosotros apoyamos, tratando de mejorar su calidad de vida.   Como dije hace un rato, hay casi 13 millones de personas en este país que se dedican a la artesanía y FONART, con los recursos que tiene y que se le dan anualmente para trabajar y para echar a andar sus programas, solamente ha podido atender, hasta la fecha, cerca de 50 mil de 13 millones porque los presupuestos que se le asignan a la institución no dan para más.   Entonces, hay artesanos que efectivamente, tienen un nivel de vida muy bajo; esos son los que nos ocupan a nosotros.   En relación con los ingresos del país, nosotros tenemos una meta que debemos alcanzar por venta de artesanías de 30 millones anuales, pero también es importante considerar que FONART no es dueño de sus Tiendas ya que tenemos que pagar renta, tenemos que pagar luz, agua, predial, Impuestos, sueldos de empleados y todo lo que implica un negocio.   Entonces el factor de incremento que tiene FONART para la venta de las artesanías se utiliza para cubrir esos costos, como en cualquier negocio. Por eso insisto: No es con afán de lucro.   Respecto al comentario que me hacen, les agradecería que me mandaran la foto, me dieran los datos de qué concurso, si ustedes saben en qué concurso participó y buscamos quién es el artesano. Claro que sí, con mucho gusto.   Moderadora: Muchas gracias, le damos las gracias a la Licenciada Claudia Walls y a todos les avisamos que la siguiente sesión está por comenzar.   Gracias, buenos días.

Comments are closed.