Estado de México, Poniendo en valor un destino cultural

Ciudad de México, a 6 de abril de 2017.

 

Versión estenográfica de la ponencia Estado de México, Poniendo en valor un destino cultural, realizada en el marco de KULTUR 2017, realizada en las instalaciones del Centro de Convenciones de Toluca de Lerdo, Estado de México, el día de hoy.

 

Fernando Martí: Buenos días, vamos a dar inicio a la primera sesión se este último día de actividades, con un tema que se mencionó desde la sesión inaugural, y que es cómo el Estado de México ha venido construyendo su destino cultural; de hecho, ese era el nombre original de esta plática, “como construir un destino cultural”, pero nos regañaron, nos dijeron: el destino cultural ya existe, lo único que estamos haciendo es poniéndolo en valor.

 

Nos acompaña una mesa muy rica, de gente que está relacionada directamente con la cultura y con el turismo, tenemos a dos veteranos del Foro, que han estado en ocasiones anteriores, que es el arquitecto Diego Poot, Presidente del Comité Pueblo Mágico de Tepotzotlán, un aplauso, por favor. Y Leonel García, que es el Presidente del Comité de Pueblo Mágico de Malinalco.

 

Nos acompaña también Joel Enrique Montoya Vázquez, que es artesano de Metepec, donde estuvimos ayer; Luis Mario Fonseca, representante del Grupo de Vigías del Patrimonio; y Tonatiuh Cervantes, que es Director General de Tour Operadores de Orilas Tours de Teotihuacán.

 

Bien, el arquitecto Diego Poot va a ser quien va a inaugurar esta sesión.

 

Diego Poot: Muchísimas gracias. Gracias, Secretaría, por la invitación a este evento tan importante de KULTUR; muchísimas gracias también a Martí, que siempre es muy interesante este tipo de reuniones.

 

Bueno, para empezar quisiera platicarles que en Tepotzotlán en el año de 2014 se integró una serie de eventos muy interesantes, 450 años de la llegada de los jesuitas a Tepotzotlán, 200 años de elección municipal, 50 años del aniversario de la fundación, y bueno, la creación del Museo Nacional del Virreinato, y 25 años de la Fundación Xochitla. Increíble los números, pero así se dieron el año 2014, y vamos a dar un video que resultó precisamente para la celebración de esta serie de eventos.

 

(Se proyecta video en sala)

 

Diego Poot: Bueno, pues ahí vimos una gran cantidad de este patrimonio, que antes de ser pueblo mágico pues no se identificaba, por eso me pareció muy interesante participar en este panel, porque la puesta en valor de ese patrimonio, antes de que iniciara el Programa Pueblo Mágico sucedía algo muy interesante.

 

Recuerdo que en el año de 1996 los regidores de aquella época pensaban que el Museo Nacional del Virreinato era un gran elefante blanco. ¿Por qué decían eso? Tal vez porque no había una vinculación precisamente del patrimonio con la sociedad, o la sociedad no lo entendía.

 

¿Pero qué entendemos como la puesta en valor de un patrimonio? Esta puesta en valor conlleva identificarlo para protegerlo, protegerlo para recuperarlo, recuperarlo para interpretarlo, interpretarlo para difundirlo, y difundirlo para disfrutarlo; como dice aquí la teoría, dice que siguiendo este plan, conseguiremos pones en valor el patrimonio cultural y estaremos fortaleciendo la cultura e identidad del pueblo.

 

Muchísimas gracias.

 

Moderador: A continuación, le vamos a dar la palabra a Luis, que es de los vigías.

 

Luis Mario Fonseca: Buenos días. Efectivamente soy miembro del Grupo de Vigías del Patrimonio Cultural en Malinalco.

 

El Programa Vigías del Patrimonio Cultural es promovido por la Asociación Nacional de Patrimonio Cultural y Turismo dependiente de lo que era anteriormente CONACULTA, ahora Secretaría de Cultura; este es un Programa en el que participamos jóvenes en la preservación y la conservación del patrimonio cultural de Malinalco.

 

Este Programa nos brinda la posibilidad de poder participar de manera muy activa, preservando estos bienes que nos han sido heredados y es que este es el objetivo general, el objetivo que persigue.

 

El Programa Vigías del Patrimonio Cultural tiene el propósito de formar jóvenes en el reconocimiento y la valoración de la riqueza cultural de sus municipios mediante procesos en los que, a partir de la identificación, investigación y apropiación del patrimonio cultural local, diseñen y pongan en marcha acciones de participación ciudadana para protegerlo, compartirlo y disfrutarlo a la vez que fortalezcan la identidad y el tejido social.

 

¿Qué significa ser Vigía del Patrimonio Cultural?

 

Es un gran compromiso pues los Vigías del Patrimonio Cultural somos jóvenes voluntarios que animamos a la participación ciudadana para el conocimiento y la valoración, la protección y el aprovechamiento, el disfrute de nuestro patrimonio cultural local.

 

A la vez, también promovemos el Turismo Cultural en beneficio precisamente de la población local.

 

Somos jóvenes agentes culturales, que realizamos diversas actividades con las que fortalecemos la identidad y el desarrollo cultural de nuestra comunidad.

 

Fomentamos el reconocimiento de la diversidad cultural de nuestro país y alentamos su conocimiento y disfrute por propios y por visitantes.

 

Estas son las líneas de trabajo de los Vigías y sus tareas son dos líneas de trabajo: La primera obviamente es conocer y valorar este patrimonio cultural de nuestros municipios.

 

Para ello identificamos los bienes, las manifestaciones culturales de nuestro patrimonio para poder reconocer las características y la diversidad del patrimonio con que contamos en nuestros municipios.

 

Desarrollamos proyectos de investigación para luego realizar acciones de participación ciudadana.

 

La segunda línea de trabajo del Programa precisamente es en ese sentido, promovemos la participación ciudadana y compartimos el valor de nuestro patrimonio cultural.

 

Para ello diseñamos estrategias de comunicación, dispositivos de activación de la memoria colectiva, dispositivos para la interpretación del patrimonio cultural y tales dispositivos serían talleres de participación ciudadana, paseos y recorridos culturales, jornadas de expresión artística, tertulias, exposiciones, publicaciones, centros de exhibición y atención y campañas.

 

El Programa Vigías del Patrimonio Cultural, les comento, se inicia en el año 2011, en el Municipio de Huamantla, en el Estado de Tlaxcala; desafortunadamente no se logra conformar un grupo, solamente un vigía de 35 que se habían seleccionado para formarse y recibe su gafete de acreditación y su constancia de participación.

 

Para el 2012 CONACULTA decide fortalecer el programa, para eso se designa al sociólogo Francisco Navar Rosada, creador y mentor del Programa Vigías del Patrimonio Cultural, y es cuando llega a Malinalco, a nuestro municipio.

 

Malinalco es el primer pueblo mágico a nivel nacional en contar un grupo ya formalmente de vigías del patrimonio cultural; y, a partir de la formación de este grupo este programa se detona a nivel nacional y se empieza a implementar en los diferentes municipios en nuestro país.

 

Actualmente, en nuestro país hay 32 grupos de vigías, esto representa 12 diferentes estados de nuestro, de la República Mexicana; hay un grupo en Morelos, es un grupo, digamos, regional, se llama la Ruta de los Conventos y los vigías operan esta ruta que enlaza a los estados, enlaza Puebla con Morelos, y el programa abarca, en ese sentido, 10 municipios.

 

Aquí, en el Estado de México, pues podríamos decir que el Estado de México es pionero del programa y es un estado muy, digamos que el Estado más exitoso en la implementación de este programa; en el Estado de México contamos con ocho grupos de vigías del patrimonio cultural.

 

En Acolman, en San Martín de las Pirámides, en Teotihuacán, en Aculco, en Ajapuzco, en Nopaltepec, en Otumba y, por supuesto, en Malinalco.

 

Entonces, realmente el Estado de México ha impulsado fuerte el Programas Vigías del Patrimonio Cultural y se coloca como el Estado más exitoso en la implementación de este Programa.

 

Nosotros en Malinalco, aparte del trabajo de preservación que realizamos cotidianamente con la población, aparte de nuestros talleres, aparte de nuestros recorridos culturales, aparte de nuestro trabajo de sensibilización, también actuamos como anfitriones del turismo y como guías culturales.

 

Últimamente estamos trabajando en un proyecto muy ambicioso en el que nosotros le denominamos explorando Malinalco con vigías del patrimonio cultural, y nuestro eslogan es “hasta dónde quieres llegar”.

 

En ese sentido, lo que queremos hacer y entenderle al público que nos visita es que para nosotros n hay límites, para los vigías no hay límites al momento de visitar Malinalco, con nosotros pueden entrar en contacto con las manifestaciones culturales más sorprendentes del municipio.

 

Hay varias actividades que realizamos, hay un recorrido al que denominamos el alma de Malinalco; es una serie de productos turísticos culturales, que estamos tratando de impulsar para ampliar la oferta cultural en el municipio, en el que Malinalco se consolide como un destino cultural.

 

Y, el recorrido que vemos aquí en esta lamina, pues es el alma de Malinalco, es un recorrido que comprende una visita a los atractivos turísticos principales de Malinalco, que es la zona arqueológica, el Convento Agustino de la Transfiguración, el Museo Universitario Luis Mario Snider y un paseo alrededor de las calles del pueblo.

 

Tenemos otra actividad que le denominamos vivencia Amasijo, Amasijo tradicional; esta experiencia consiste en visitar, acercar a los paseantes hacia los amasijos donde se elabora el pan tradicional, todavía en hornos de leña, en hornos de adobe, perdón, y horneado con leña, para que ellos entren en contacto con estos oficios que siguen arraigados en la cultura popular de nuestro pueblo.

 

Es parte también de las tradiciones gastronómicas importantes en Malinalco, entonces el visitante durante esta visita, pues puede participar directamente en la elaboración del pan y disfrutar, por supuesto, de la acogedora bienvenida de las familias malinalquenses.

 

Otra visita que promovemos mucho en Malinalco es esta que se llama “amanecer junto al tecuil”, aquí lo que hacemos es en coordinación con las familias, con algunas familias de Malinalco que están dispuestas a recibir visitantes, pues organizar un desayuno con ellos en estas cocinas que se conservan sobre todo en el barrio de San Martín, en donde todas las mujeres elaboran totillas todavía hechas a mano, en estos tlecuiles.

 

Y pues durante la experiencia la gente platica, puede participar también en la elaboración de las tortillas, y mientras participan en la elaboración de las tortillas y algunos elementos para su propio desayuno, van conociendo más de las tradiciones gastronómicas de nuestro pueblo, e incluso historias fabulosas de las familias malinalquenses.

 

Lo que buscamos con esto es poner en contacto a los visitantes con la intimidad de nuestro pueblo y que conozcan las verdaderas costumbres; muchas veces en las visitas no tienen la posibilidad de participar de este tipo de actividades.

 

Otra actividad que estamos impulsando es, también esta ruta Malinalco Tierra Destilada, por todos es bien sabido que en Malinalco, en diferentes comunidades del municipio se elabora mezcal de forma artesanal, con técnicas ancestrales muy rudimentarias; y pues la actividad consiste en trasladar a los visitantes hasta diversas comunidades en donde pueden ingresar a loa alambiques y atestiguar el proceso de elaboración de este destilado.

 

Esto va acompañado, por supuesto, de una comida en familia, un paseo por los campos donde se puede cultivar y sembrar el agave, con explicaciones de cómo es el cultivo, y finalizando con una degustación por supuesto, de esta deliciosa bebida que se prepara en nuestro municipio.

 

Otra experiencia que ha llamado mucho la atención y que ha gustado a los visitante, este taller o experiencia, ”Agua, fuego y barro”, lo que pretendemos con esto es acercar a los visitantes a los talleres donde se elabora ladrillo, adobe, teja, el solerón, que son materiales que ya no se utilizan muy comúnmente; y lo que buscamos con ello es revitalizar la utilización de estos materiales y poner en valor el trabajo de estos artesanos, y francamente es un sector muy olvidado, pero ellos al empezar a recibir estas visitas, automáticamente se dan cuenta de que lo que hacen es valioso, y es un forma también de poner en valor estos oficios.

 

El recorrido cultural “Ni llendo a bailar a Chalma”, pues consiste en visitar el santuario de Chalma, es un lugar lleno de religiosidad, de misticismo, y nosotros realizamos entre la romería del mercado y los puestos una visita al interior del Convento de Chalma, en coordinación con los frailes del convento.

 

Existe la posibilidad de ingresar a un museo que está dentro del museo de Chalma y que no está abierto al público, pero nosotros hemos hecho las gestiones para que cuando asistamos con grupos de visitantes se pueda dar la posibilidad de visitar estos lugares, que muchas veces están cerrados al público. Entonces, es obligatoria la visita a Chalma.

 

Y también hacemos “Noches de mitos y leyendas”, realizamos hace mucho tiempo un trabajo muy hondo y profundo de investigación acerca de las tradiciones orales y las leyendas en nuestro municipio, y ahora estamos haciendo representaciones teatrales dentro de los claustros del convento, en coordinación también con los frailes, y están abiertas al público en general, a la población local y a los visitantes.

 

Esto lo hacemos en fechas previamente preestablecidas, y es una actividad que nos ha permitido financiar, de alguna manera aportar para la conservación o para las necesidades que tiene el Convento Agustino de la Transfiguración ya que con las visitas que se realizan nosotros obviamente hacemos una aportación monetaria.

 

Esta es una actividad que sin duda deben de vivir. 

 

Los Pasos del Tlachiquero finalmente es un Recorrido Cultural a través de las calles del pueblo, con un personaje que va jalando un burro, vende pulque con su tradicional bota de pulque.

 

Este tlachiquero intercepta a uno de los vigías que de repente va por el pueblo con un grupo de visitantes y los invita a caminar con él, diciendo que él conoce mejor la historia de su pueblo que los Vigías del Patrimonio Cultural y entonces invita a los visitantes a caminar por las calles del pueblo y les va contando anécdotas de las viejas casonas del pueblo, les va contando leyendas y les va platicando la historia del municipio de una manera agradable y simpática.

 

Este Recorrido se realiza por las noches y generalmente tratamos de hacerlo los fines de semana para los que llegan a visitar en Malinalco; ojalá nos puedan contactar y puedan vivir todas estas experiencias.

 

Nosotros somos el Grupo de Vigías del Patrimonio Cultural de Malinalco, el cual es un Programa que sin duda nosotros creemos que puede influir de manera muy positiva en los Municipios del Estado de México, en los Municipios de la República Mexicana para impulsar el Turismo Cultural, para que los pueblos puedan consolidarse como destinos culturales.

 

Somos Promotores Culturales, pero también somos Promotores de Turismo y estamos listos y preparados para hacerlo; hay que darle impulso a este tipo de Programas y entonces, nosotros con mucho gusto y con amor a nuestro pueblo lo estaremos haciendo.

 

Es nuestra labor y no me resta más que agradecerles la atención y reiterarles, los invitamos a que conozcan su Patrimonio Cultural, a que conozcan sus raíces y sus tradiciones y que se involucren en la preservación de todo ello.

 

Gracias.

 

Diego Poot: Muchísimas gracias, Luis.

 

Le vamos a dar ahora la palabra a Joel, nuestro amigo de Metepec.

 

Joel Montoya: Muy buenos días, mi nombre es Joel Montoya Vázquez; yo soy artesano de Metepec.

 

Ya vimos en este foro las personas que se encargan de difundir la Cultura y el Turismo, pero nosotros como artesanos es a los que nos toca vivirlo y depender de él.

 

Yo me dedico a la alfarería vidriada libre de plomo, pero esta alfarería al principio fue una tradicional quema de óxido de plomo y greta, en las imágenes pueden ver cómo un artesano vive este cambio de no tener ni un solo turismo, donde nadie lo visita porque nuestro producto no era muy limpio e inclusive era dañino para nuestra salud y para los que lo consumían.

 

Estas imágenes que están viendo son de la quema antigua, la tradicional que se llamaba de greta u óxido de plomo; esta greta le hacía daño a quien lo producía y mucho más al que lo consumía.

 

Poco a poco fue cambiando este procedimiento ya que nos teníamos que meter al horno, como lo pueden ver en estas fotografías; aquí vemos cómo se esmalta la pieza, pero si pueden ver, uno está en contacto todo el tiempo con el plomo, lo que nos hace daño a nuestra salud. Este es nuestro taller.

 

Poco a poco esto nos fue haciendo tanto daño que las instituciones que están aquí presentes se fueron dando cuenta que era dañino para nuestra salud.

 

Fue entonces que se creó un programa para hacer la transformación del óxido de plomo al producto libre de plomo; lo que estamos viendo en las imágenes es el óxido de plomo que todo el tiempo nos hacía daño y por estas causas nunca tuvimos un solo visitante en nuestro taller ni un sólo turista teníamos en nuestro taller, debido a que nuestro producto era dañino, nadie lo quería consumir más que lo utilizábamos para las cazuelas típicas de la casa, la olla, el café, pero pues mucha gente ni siquiera sabía que poco a poco le iba ir haciendo daño.

 

Hasta que se hicieron algunos estudios se dieron cuenta que ya tenían plomo en la sangre, es como empezaron una visita en nuestros talleres y dijeron: ustedes ya no pueden seguir produciendo eso, porque lo que están produciendo le hace daño a la gente, y más les hace daño a ustedes mismos, ya que nuestra quema se tenía que estar todo el tiempo con el producto, todo el tiempo con el óxido y nos hacía daño a todos.

 

Y, en un taller de artesanías, por si no lo sabían, trabaja desde los sobrinos, los hijos, los hermanos, los abuelos, todo es dañino para ellos; es por ello que se fue implementando el cambio de transformación se hornos y esta era nuestra quema tradicional, donde era humo, donde era óxido de plomo, donde todo el tiempo nos estábamos batiendo en el carbón, como lo pueden ver, y así quemábamos nuestras cazuelas.

 

Esto era lo que nos sacaba un producto finalmente que era este y no era tan relevante, y ningún turista decía se me hace extraordinario tu producto, por eso no teníamos a nadie en nuestro taller, nadie nos visitaba y nadie estaba dispuesto a llevarse nuestras piezas, pues ni al extranjero, ni siquiera eran piezas comunes, de casa, para hacer el guiso pues de casa, la comida.

 

A final de cuentas se vino la transformación. Se vino la transformación de hornos, se vino el proyecto de que ya no se utilizara el óxido de plomo y se utilizara los esmaltes de plomo que no hacen daño, son 100 por ciento seguros, que se pueden exportar, que pueden salir del país y fue como varios grupos de artesano a nivel nacional nos vimos beneficiados en hacer este cambio.

 

Este cambio no fue fácil, porque a final de cuentas al principio las piezas no nos quedaban; lo que estamos viendo es cómo se van elaborando las piezas, las que ya ahora son libres de plomo; no fue fácil este cambio, ya que al principio como era una técnica nueva, como era un elemento nuevo en nuestro taller no lo sabían manejar adecuadamente, fue poco a poco que lo empezamos a trabajar, a darnos cuenta que era un producto de mayor calidad, de mayor relevancia y nos empezamos a ver beneficiados con este cambio de libre de plomo.

 

Y, empezamos a decir, pues nuestras piezas pueden ser decorativas, no simplemente utilitarias, podemos decorar detalladamente nuestras cazuelas, podemos hacer algún árbol de la vida en esta técnica de esmalte, algunas cruces.

 

Empezamos a diseñar nuevas cosas, empezamos a decorar más, a darle un nuevo giro a lo que era la quema tradicional o lo que era los esmaltes y empezamos a sacar adelante el taller y poco a poco con los eventos que hay como este tipo de nivel cultural, que se dan a conocer, empezamos a dar a conocer nuestro producto, que finalmente ya era libre de plomo.

 

Hicimos la transformación de hornos, hoy en día contamos con un horno de grandes dimensiones, gracias a la maestra aquí también que nos apoyó y algunas instituciones; se llevaron a cabo las transformaciones de horno.

 

Este horno que están viendo es el mismo en el mismo lugar en que estaba el horno de leña, el de adobe; se hizo la transformación y ahora tenemos nuestro horno que se quema piezas libres de plomo, ahora podemos quemar una pieza de grandes dimensiones, porque llegan al turismo al taller, ya que nos conocían que teníamos cazuelas libres de plomo, material libre de plomo.

 

Nos decían, bueno, ahora yo quiero una pieza más grande, porque me gustan y no teníamos la infraestructura, no la teníamos en nuestro taller, fue por eso que nos acercamos a las instituciones, algunas están aquí presentes, y la verdad es que apoyan, en muchas ocasiones apoyan al artesano y nos sacan adelante para hacer este tipo de proyectos.

 

Hay alguien que me decía: las instituciones para eso están, hay que hacerlas trabajar; y efectivamente, cuando se acerca uno, lleva un proyecto de alguna conversión, como en este caso fue el horno, se puede llevar a cabo este tipo de transformaciones; y fue así como de no tener ni un solo turista en nuestro taller, fueron llegando poco a poco a nuestro taller, fueron llegan y así nos dimos cuenta de que nuestro producto podía llegar no solamente al mercado que está en nuestro municipio, que es de mucho respeto también, pero poco a poco fuimos llevando nuestro producto a otros estados, a otros municipios, y a final de cuentas, nuestras piezas actualmente se están yendo a otros países.

 

Eso es lo importante de estos elementos, de cómo fue cambiando la artesanía en nuestro taller, de cómo un artesano vive esa importancia que tiene que difundan el turismo, digo, aquí ya están las personas encargadas de instituciones, pero a final de cuentas, los artesanos, los de las cocinitas, de los que vivimos en los pueblos, somos los que vivimos esta llegada de turismo, esta llegada de personas extranjeras a nuestras localidades. Y ya nosotros nos encargamos de hacerles ver cómo es nuestro municipio, cómo es nuestra cultura, qué se pueden llevar de nuestro taller, qué se pueden llevar de nuestro Estado de México, de nuestro Metepec, de nuestro propio México.

 

Es muy importante resaltar que hoy en día el turismo en Metepec, en algunas otras localidades, se está abriendo afortunadamente para todos y nos estamos beneficiando todos, detrás de una artesanía no sólo está el que la elabora, está su familia, están las mujeres que decoran, están los niños que quiebran el barro, todos, es un taller familiar, todos trabajan; es por ello que es importante la llegada del turismo, porque nosotros que somos los que vivimos de él dependemos de un buen producto, dependemos de que cuando llegue el turista le digamos: este es nuestro producto, se hace de esta forma, se realiza; y ya que lo tenemos en el taller se les da una breve información de cómo: mire, toque el barro, así se moldea, haga una flor, haga lo que usted desee en esos momentos; y se llevan la experiencia de conocer cómo es trabajar el barro en Metepec.

 

A final de cuentas se hizo esta transformación y ahora podemos hacer producto como este, si recuerdan la imagen primera, era un producto muy sencillo; ahora ya tenemos un producto de mayor calidad, de mayor variedad, y nos ha ayudado mucho a sacar adelante nuestro producto a varias partes del estado, del extranjero.

 

Hoy en día estamos trabajando en el taller para que ya seamos nosotros mismos los que lo podamos exportar, porque ahorita simplemente viene el extranjero y se lo lleva, y no hemos podido llegar a esas dimensiones, pero no dudo que algún día vamos a llegar a esas grandes magnitudes, de decir: si hay un evento en el extranjero, yo mismo voy a ser el que va a llevar mi producto, y de viva mano el consumidor va a escuchar del artesano cómo se hace.

 

Particularmente, les voy a compartir una experiencia de una obra que vendí, se la llevaron al extranjero, se la llevaron a Estados Unidos; por azares del destino, la persona que se la llevo fue una persona de una tienda, por azares del destino llegó a nuestro taller una persona y me dijo: yo busco al artesano Joel Montoya, porque yo te compré una pieza; y pues ya, yo le dije: pues es que yo no la conozco, no me acuerdo; y me dice: no, yo compré esta pieza -y me enseño la foto-, la compré en la tienda de artesanías que está instaurada en San Antonio, pero me encantó tanto que hoy que vine a México quise conocer a la persona que la hizo.

 

A sea, más allá de que fuera yo, porque ni nos conocíamos, pero quiere decir que efectivamente, las artesanías tienen un impulso muy alto a nivel mundial, y la señora vino a conocer quién había hecho su pieza, quería saber quién había elaborado la obra que tenía en su casa.

 

Con mucho gusto la recibimos y le hicimos saber paso a paso cómo se elaboró su pieza y la señora quedó encantadísima de conocer cómo se fue detallando paso a paso su pieza.

 

Eso quiere decir que el turista extranjero llega, que el Turismo llega, que todo tenemos en nuestras propias manos para poder sacarla adelante con ayuda de las instituciones, con ayuda de las personas como en este caso redactó que los llevan hasta los lugares.

 

Eso es muy importante, el que conozcan los Corredores que ahora se abrieron, las informaciones, el Centro de Módulo que se abrió en Metepec para dar información de los artesanos, por lo que hoy ya podemos tener un producto que se pueda ir a cualquier parte del mundo y un producto que ya no es el tradicional que teníamos.

 

Ahora ya es un producto que puede ser de otras dimensiones, de otras características; es la artesanía de Metepec un modo de vida para muchos que vivimos en este municipio ya que de ahí dependemos muchos; gracias a eso algunos estudiamos y de ahí es como podemos salir adelante y sacar adelante a nuestros hijos.

 

Por ello es de suma importancia el Turismo en nuestra Entidad ya que al final de cuentas la gente que llega es en nuestro beneficio, quienes tienen que aprovechar el Turismo somos nosotros.

 

Debido a esto es muy importante que sigamos impulsando este tipo de programas, para que nosotros que somos los beneficiados nos sigamos apoyando en ellos y tengamos así una sustentabilidad para nuestra familia.

 

Finalmente, yo los invito a que antes de que compren una artesanía, antes de que difundan una artesanía pregunten cómo está hecha ya que es por ello que a veces su valor a algunos se les hace caro y a algunos otros se les hace barato.

 

Nosotros les decimos a los clientes “esta pieza se hace de esta forma, se forjó así, se llevó tanto tiempo en su pintado, en el secado, su precio es tanto” y ya el turista lo valora y dice “efectivamente lo vale, lo voy a pagar2.

 

Ayudemos a difundir la artesanía para que no sea, como vulgarmente se dice, regateada y rebajada; por eso les pido de antemano que compren artesanía mexicana, compren artesanía del Estado de México y compren artesanía de la Familia Montoya.

 

Muchas gracias.

 

Diego Poot: Muchísimas gracias, muy bello todo su trabajo.

 

Ahora quiero pasarle la palabra a mi amigo Leonel, quien tiene toda una experiencia en el Programa Pueblo Mágico y es uno de los viejos lobos de mar del Programa Pueblo Mágico y de Malinalco.

 

Adelante, Leonel.

 

Leonel García: Buenos días a todos; Maestra, muchísimas gracias por la invitación; gracias a todos por asistir a este evento.

 

Yo ya no puedo decir nada de Malinalco, ya lo dijo todo aquí Luis Mario; me parece correctísimo lo que sucede, lo que hacen los Vigías; lo único que yo quiero decir es cómo ha sucedido esto.

 

Yo tengo 30 años de vivir en Malinalco y he visto la transformación de un pueblo, que era un pueblo esencialmente agrícola y luego se transforma en un pueblo turístico.

 

Ha sido un trabajo fuertísimo de las autoridades estatales y municipales para llevar a Malinalco a ser una entidad turística.

 

Cuando llegué había un hotelito y las cabañas, ahorita hay más de 500 habitaciones en este Pueblo Mágico y es un pueblo que se ha hecho de una capacidad turística gracias a la cultura que hay en Malinalco.

 

Malinalco está lleno de cultura por donde uno camine hay una iglesia del siglo XVI, una capilla del siglo XVII; hay maravillas que ver alrededor tanto como parte de la naturaleza de Malinalco; está lleno de aves impresionantes.

 

Y, todas las plantas medicinales de Malinalco han sido tema desde la colonia; el rey de España manda a su biólogo, a su botánico a ver, a investigar estas plantas medicinales en Malinalco; ahora, este botánico hace un libro y está escrito por ahí en los libros de Bernal Días del Castillo.

 

Malinalco está lleno de Cultura; fue un pueblo que por años no tuvo la afluencia turística, porque no era accesible llegar a Malinalco, aunque tuvimos gente como Rufino Tamayo, como escritores de 1960, Octavio Paz, estuvieron en Malinalco, visitando Malinalco; batallaron para llegar, lo mencionan en algunos escritos o en algunos comentarios que hicieron.

 

Ahorita Malinalco es muy accesible, muy accesible, además tiene toda la calidad para recibir a los turistas; la gente que está aquí, todos los que vinieron a esta plática, a este evento, yo creo que si visitan Malinalco, si ya lo conocen, van a saber que ha crecido desde hace seis años que somos pueblo mágico, exponencialmente en la parte turística.

 

Esperemos continuar con este programa, pertenecer siempre a este programa de pueblos mágicos, y esperemos que siga creciendo, porque el pueblo de Malinalco, la gente de Malinalco vive ahora del turismo; al transformase, de pueblo agrícola a pueblo de turístico, vive esencialmente del turismo.

 

Muchas gracias.

 

Diego Poot: Muchas gracias, Leonel.

 

Nos enriquece escuchar a alguien que se emociona tanto cuando habla de su pueblo.

 

Ahora, escucharemos a nuestro amigo de Teotihuacán, del grupo de los gorilas.

 

Tonatiuh Cervantes: Buenos días a todos.

 

Es un placer estar aquí.

 

Maestra, muchas gracias, como siempre es un placer.

 

Como dices allá en Teotihuacán, Teotihuacán de corazón y mexiquenses de estar presentes en este evento; si e ayudan por ahí con la presentación.

 

Teotihuacán es un lugar mágico, personalmente le llamo su lugar de trazos y líneas del universo; creo que los que hemos tenido la oportunidad de nacer bajo la cuna cultural que nos enmarca en este gran México nos llena de gozo ver la geometría y mal magia que existe de la copia de nuestros ancestros, para poder encontrar estas sinérgia entre lo que somos, lo que transformamos y lo que llegamos a adoptar con el corazón a través del tiempo.

 

Una vez que logramos transcender en la historia nos damos cuenta de que nuestro hermoso Teotihuacán llega desde el año 200 al año 900 su florecimiento, pero jamás deja de existir; hay una hermandad que nos une a Malinalco, nos une más allá adelante a pueblos mágicos, donde nuestra cultura la transmuta, por eso me atreví a poner ahí la máscara, elaborada también por grandes artesanos en la comunidad ahí en Teotihuacán y que guaran emblemáticamente los simboles de todos estos 20 kilómetros cuadrados que marca a nuestro gran Teotihuacán.

 

Y, que, bueno, ha trascendido también para dejar huella, y que grandes gentes desde principios del siglo pasado han venido a explorar, gente como Leopoldo Bartes, Alfonso Caso, Rubén Cabrera en los últimos, que hoy sigue vigente y estamos orgullosos de tener grandes arqueólogos mexicanos, extranjeros, pero, sobre todo de la participación continua que se ha logrado en los últimos cinco años.

 

Gran labor que ha hecho la maestra presente cada 15 días en Teotihuacán, no sé si la vamos a mandar a hacer una pirámide ya para que tengan por ahí un especio con todo gusto, porque esta sinergia que hacen ustedes, a través de lo que son los vigías, la sinergia que tiene que hacer los artesanos junto con todos los compañeros que están en pueblo mágico, en estos programas, la función más difícil creo que nos toca a los prestadores de servicio, que es embellecer cada uno de estos puntos, hacer la conjunción; y como lo veo aquí en este mágico mural que está detrás de nosotros, de las mariposas, transmutar; transmutar esa esencia y ese sentimiento que cualquiera puede generar, y cada vez que un turista llega conmigo le digo: te apuesto el tour, no me lo pagas si el día de hoy no aprendes 10 cosas nuevas; porque cada vez que llegas a un lugar encontramos algo nuevo.

 

La arqueoastronomía, que es como se trabaja ahí en Teotihuacán, creo que es el punto central, vemos trazada ahí la Calzada de los Muertos con el fondo de la Pirámide de la Luna, y al fondo se empieza a vislumbrar una gran montaña, que es la custodia de este caminar; y cuando empiezas a entender que hace dos mil años los abuelos tenían no la tecnología, sino la visión de poder transmutar los elementos terrenales y dejar una huella para las siguientes generaciones, nos damos cuenta que los mexiquenses no estamos dejando una fortuna, estamos dejando una herencia, una herencia que jamás será quitada de nuestro hermoso estado, y que se plasma en estos lugares cósmicos.

 

Hay seis fechas mágicas en Teotihuacán, a las cuales yo los invito a que nos visiten, alguna acaba de pasar el 21 de marzo, y felicito al Estado de México, a todas las autoridades, porque hace 17 años, cuando recuerden de la última vez que se podía subir la Pirámide del Sol sin restricciones; tengo una fotografía donde no hay un hueco en la Pirámide del Sol sin que exista un ser humano ahí montado, sin respeto a nuestros templos.

 

Y si recordamos, que hace dos mil años no cualquier “guey” subía la pirámide, y perdónenme por usar la palabra “guey”, que significa en la lengua indígena, náhuatl, que es el venerable señor, “guey” significa gran jefe o venerable señor, los “guey tlatoani”, aquel que habla con armonía, y los grandes señores que aprenden a hablar con armonía, son las personas que podían subir estas pirámides.

 

Pero, ¿por qué si hace dos mil años lo hacían con respeto, por qué hoy no? Por eso felicito al Estado de México, porque de verdad, la labor enorme que hicieron, titánica, de mandar a todo este dispositivo de seguridad, créanme que eso como teotihuacanos nos enorgullece porque estamos vigilando el patrimonio, estamos cuidándolo y estamos transformándolo en un lugar mágico, como vemos en esta cueva; este fenómeno solamente pasa dos veces al año, 19 de mayo y 22 de julio, y está a 300 metro de la Pirámide del Sol, está alineada esta cueva astronómicamente desde hace más de dos mil años con el paso cenital.

 

En Teotihuacán acabamos de pasar lo que es la primavera, pero este es el mejor paso.

 

Entonces, si existen rincones como este, pues hay que protegerlos, y hay mucha gente que todavía nos dedicamos a la tradición de comunicación oral, es decir, contar historias, contar anécdotas que nos enriquecen, porque no hay nada más bonito que leerlo en el libro, verlo en un folleto, pero sentirlo es lo que transforma tu corazón, sentirlo y te hace vibrar, que hace darte cuenta que estás en el lugar, que existes y que vives.

 

Y el usar algunas insignias como lo vemos ahí en la cabeza de estos grandes hermanos, de estos grandes conocedores de la historia, pues nos llena de orgullo, porque quiere decir que estamos dejando huella de nuestra historia.

 

Los altares que se pueden observar a lo largo de todas las ceremonias que hacen los compañeros danzantes, que hacen mis compañeros temazcaleros, eso es bonito, porque quieren decir que la historia nunca va a morir, mientras exista un mexiquense que pueda decir la palabra Teotihuacán, la gloria y fama de nuestra gran Teotihuacán nunca se perderá.

 

Y lo mismo pasará en cada comunidad que tengan en su casa, en su familia, en su pueblo, mientras pueda existir alguien que cuente su historia, jamás dejará de existir, porque eso es lo que nos da las raíces sólidas para encontrar este fuego sagrado que vemos ahí.

 

Del lado izquierdo se observa lo que es un altar de cintas, llamadas ixcomecactl; ixcomecactl es el símbolo que se encuentra en la parte posterior del Dios Tláloc, si ustedes suben el templo de Quetzalcóatl, detrás del rostro de Tláloc encontrarán este símbolo, que se usa el día de hoy como un símbolo de hermandad, un símbolo de hermandad entre las naciones indígenas, entre los teotihuacanos, que lo usamos diariamente cuando hacemos un recorrido, y que de esta manera la gente se siente integrada con el lugar.

 

Una vez que se enciende el fuego, como lo vemos en esta imagen, ellos identifican esa esencia que van buscando a través de las caminatas de contemplación.

 

Pero sobre todo cuando unificas todos estos sonidos en un espacio como Teotihuacán, te das cuenta de que la planeación y el orden da como resultado un gran espacio y qué mejor que la gente de todo el mundo vea esto.

 

Nosotros contamos con un Recorrido en Bicicleta, que unifica también ya la parte Colonial, la parte moderna de nuestro Teotihuacán y deja asombrado al turismo.

 

Esta fotografía donde están los extranjeros viendo hacia arriba es de un artista que tuvo una participación hace unos días en la Ciudad de México y quedó maravillado de dos cosas: De la astronomía y del pulque.

 

Por ahí veíamos la Ruta del Pulque, lo cual es importante que rescatemos; créanmelo que cuando en una entrevista de radio le preguntaron artista qué fue lo que más le había gustado de México, lo primero que dijo fue “el pulque”; la conductora le decía “agggh, pero el pulque sabe feo” y el artista le respondió “no sabes lo que estás diciendo, tienes en tus manos el elixir para tener la salud y que le hagas ese gesto a tu propia cultura no me gustó” y la conductora se quedó toda espantada y dijo “no, no te preocupes, voy a tomar más pulque”.

 

Así es que ojalá nos hayan traído pulque de allá de Malinalco, porque ya se me hizo agua la boca de este elemento.

 

Hay que ver cómo la gente extranjera aprecia mucho nuestra cultura y eso nos hace sentir más orgullosos, tanto como teotihuacanos y como mexicanos, pero sobre todo como mexiquenses, al contar con un Estado tan rico en todos los sentidos.

 

Hay que crear más Rutas, hay que trabajar en conjunto y ustedes, como nuevas generaciones -veo mucho joven aquí- me hacen recordar que hace años me tocó también estar de aquél lado de ustedes y siempre me preguntaba qué se necesita para estar en la parte del panel.

 

Hoy en día les puedo decir que lo único que tienes que hacer es amar a tu país y hacer lo mejor todo el día para que puedas estar como gran maestro, en el camino de las enseñanzas de tus grandes abuelos.

 

Eso es lo que hacemos nosotros a través de la gastronomía y vean el rostro de este señor, en la foto, por limpiar el guacamole ahí en el molcajete; es la misma cara que hacen algunos niños hoy por una pizza pero miren, el extranjero lo hace al revés, hacia nuestro país.

 

Cuando ves ese rostro dices “¡Wow!, qué bueno que exista una mujer, qué bueno que exista una abuelita que todavía sabe trabajar estos instrumentos que tienen más de 5 mil años de uso”.

 

Hoy queremos todo más rápido y agarramos la licuadora, le oprimimos el botón y listo, pero no sabe igual porque la única cuestión que le falta a esa máquina es el amor que le pone cada uno de ustedes cuando haces o elaboras algunos de estos deliciosos platillos.

 

Vean el rostro de este amigo de origen japonés, que hace unos días vino a observar un temazcal y la concentración que le muestra y el respeto que le da a este elemento sagrado, junto con nuestra amiga que venía de España, creo que no hay una descripción más allá que la misma imagen.

 

Son ceremonias que no se han perdido, que gracias a gente como ustedes, que recolectan información, que lo plasma en un papel, las siguientes generaciones lo van a hacer.

 

Desafortunadamente hay muchas cosas que todavía desconocemos de nuestra propia cultura porque no había una escritura y si hoy tenemos esta ventaja de la escritura a través de la tecnología, hay que usarla para que nuestra cultura se siga difundiendo a lo largo del tiempo.

 

Esta imagen causó mucho revuelo en el INAH, me atreví a ponerla el día de hoy porque es una mezcla de la magnificencia que tiene nuestro Gran Teotihuacán, pero sobre todo del amor que le muestra la gente de fuera a nuestro país.

 

Esta fotografía causó mucho revuelo en redes sociales pero me atreví a ponerla por dos razones: La libertad que tenemos en México de expresarnos, de sentirnos; es la libertad que ellos quieren y vienen a buscar a nuestro país.

 

Gracias -de verdad- por participar en estos foros y encuentren ese camino de libertad en su corazón para que cuando lo hagan, háganlo con esa gran convicción de que lo que estás haciendo hoy va a transmutar y va a trascender como lo hicieron nuestros abuelos allá en Teotihuacán, que sabían que cada piedra que colocaban no les iba a dar una gota de sudor sino les iba a dar una lágrima de satisfacción en su corazón.

 

Muchas gracias.

 

Diego Poot: Definitivamente la maravilla de tenerlo cerca.

 

Ahora pasaremos a preguntas y respuestas, por si alguien quiere hacer una pregunta la gente del panel, por favor.

 

Pueden preguntar lo que sea.

 

Pregunta: Buenos días.

 

Consuelo Contreras de la Revista Confines, y para el joven Montoya.

 

¿En qué año hicieron la transición del barro al ya vidreado?

 

Joel Montoya: El cambio de transformación de hornos de esmalte libre de plomo y el óxido de gretas se empezó a dar en 1992, se hicieron los primeros hornos, pero a final de cuentas viene a funcionar muy bien como a 1995, porque aún los esmaltes no contaban con las normas que se podían exportar; hay una cierta norma que hay que a seguir, y en 1995 es cuando ya se decretó a final de cuentas que el esmalte era 100 por ciento libre de plomo y 100 por ciento seguro.

 

Pregunta: Hola, buenos días.

 

Son Katy Guadarrama de la Revista Dimensión Turística, y es para el joven de gorilas tours.

 

Bueno, por qué gorilas y no adoptar un nombre para tu negocio que tanga algo que ver con Teotihuacán o el náhuatl.

 

Tonatiuh Cervantes: Bien.

 

La respuesta es muy sencilla.

 

Se remonta hace 54 años, cuando nace mi padre, 57, y él tuvo un desafortunadamente un accidente, cae a un pozo, anteriormente los campos estaban abiertos; creo que muchos todavía tuvimos la suerte de vivir en lugares donde no había bardar, y él estaba cazando un pajarito con una resortera.

 

Cae al pozo, se pierde durante 48 horas y cuando lo rescatan, como él estaba llenito, ustedes recordaran hace 50 años, pues no había una higiene tan grande en las comunidades, mucho menos en Teotihuacán; estaba pelón, rapado y rojito.

 

Entonces, cuando empieza a caminar empieza a cojear, y por lo gordo que él está, dice: él no nació un niño, renació un gorila en él; y entonces la gente le empezó a decir gorila; quisimos cambiar un poner un nombre náhuatl, que sonaba un poquito trivial, quizás, pero la gente no lo reconocía como tal, su nombre en náhuatl es Tlauscaltempantecutli.

 

Entonces, para mucha gente decir: voy con Tlauscaltempantecutli no es tan sencillo y la gente decía: ¿cómo le dicen?, le dicen el gorila, ¡ah!, bueno, pues con gorila.

 

Y en 1994 nos visita un personaje conocido como Michael Jackson, y tiene la oportunidad de pasar a conocer nuestra casa y dice:  la mejor experiencia de mi vida fue en la casa del indio que le dicen el gorila y de ahí se quedó.

 

Entonces, quitarle el apodo a una persona, pues no pudimos, pero en nuestro corazón es de hade y de obsidiana; eso sí te lo puedo asegurar con mucho orgullo.

 

Pregunta: Buenos días.

 

Susana Vega, de Misión Política del Sol de México.

 

¿En cuánto ha crecido el turismo con estas actividades que están haciendo, por ejemplo, en Teotihuacán, con luz y sonido o con el crecimiento ya de las artesanías?, ya con este producto nuevo, pues que ya no está contaminado.

 

Joel Montoya: Pues esto ha crecido particularmente en nuestro taller, creció nuestra artesanía en cuestión de ventas yo creo que más de un 100 por ciento a la tradicional que teníamos, ya que nuestro producto ahora sin problema alguno el extranjero puede decir: me llevo esta cazuelita, porque sé que va a pasar.

 

Anteriormente, hubo un cliente que se llevó una cazuela tradicional, así chiquita, que decía me va a alcanzar en mi maleta, pero al revisarle la maleta la cazuela que era de plomo, y le dijeron: esto no puede pasar, y le dijeron: si la va a pasar no puede ser utilitaria y con un taladro le hicieron un hoyo en medio para que no se utilizara.

 

Y, ahora, ya la importancia de este nuevo producto es que como está dentro de las normas sin problema algunos clientes que se llevan piezas chiquititas en sus maletas y pasan sin problema alguno, ha crecido yo creo que en nuestro taller, por lo menos, a un 100 por ciento de tener una venta tradicional a una venta a una venta de libro de pluma, no sé.

 

Tonatiuh Cervantes: Yo creo que a nivel nacional en turismo no es que ha crecido, sino más bien se ha valorado más por nuestra propia gente; creo que la comunicación un poco ha utilizado por primera vez esta vía rápida de autopista para acceder aquí a este hermoso Toluca, creo que es lo que ha hecho que más gente tenga acceso a estos lugares, pero sobre todo, y creo que es la respuesta más correcta, sería la valoración que el mismo mexiquense y el mismo mexicano le estamos dando a nuestra cultura es lo que ha hecho la transformación para una mayor difusión de lo que está y que siempre ha existido en estas tierras.

 

Anteriormente, quien disfrutaba de esto eran los extranjeros que tenían la capacidad, como decía, de acceder a estos lugares, y hoy con más comunicaciones, pues no sé, 300 por ciento podemos decir, pero a lo mejor es este respeto que hay; en Teotihuacán hace 17 años éramos 15 guías certificados, hoy gracias a la colaboración con las autoridades tenemos 57 guías certificados, de los cuales 45 son guías locales, tenemos gente que hablan inglés, francés, japonés, italiano, y alemán también, y eso nos beneficia a todos, porque nuestro pueblo nunca va a morir.

 

Mientras más lenguas podamos hablar, mientras más guías existamos, más vigías, más asociaciones, esto generará mayor acercamiento, porque a lo mejor el medio de difusión que yo ocupo para mis clientes no le llega al cliente que a lo mejor no ocupa ese medio de difusión, y esto va generando pues obviamente un mayor alcance; y con las redes sociales y con la tecnología, cada vez despertamos más este interés.

 

Moderadora: Una última pregunta.

 

Pregunta: Buenos días, gracias. Oscar Hernández, Secretaría de Turismo de Morelos.

 

Felicidades por el panel, y en particular para los presidentes de los comités ciudadanos, reconocemos mucho y valoramos mucho lo que ustedes han hecho, y también cómo son referencia nacional.

 

Nosotros quisiéramos muchísimo desde la Secretaría de Turismo, y también nuestros pueblos aspirantes a pueblos mágicos, poder organizar una visita con ustedes para que pudiéramos aprender de sus buenas prácticas, y también para que pudieran ayudarnos un poco a guiar cómo es que debiéramos discurrir por este proceso, para que podamos si no consolidar el nombramiento, sí consolidar los destinos turístico.

 

Ojalá lo aceptaran y nos pudiéramos poner de acuerdo más tarde. Muchas gracias, y otra vez, felicidades.

 

Diego Poot: Muchísimas gracias, muchas gracias a KULTUR, muchas gracias al panel; Secretaría, también muchísimas gracias por este evento, y dar las gracias por participar nuevamente con ustedes.

 

Muchísimas gracias.

Comments are closed.